lunes, 27 de abril de 2009

la música de mi lunes

Veamos, en este momento debería estar durmiendo. Son las 23.46 de un día muy agitado. También debía haber estudiado el cap. 1 y 2 para el test de inglés que tendré mañana. Pero no estudié nada, ni siquiera abrí el libro. Eso significa que soy bastante irresponsable con mis deberes. Y qué, como casi todos los días dormiré menos de ocho horas diarias lo que implicará que mañana, tengo que tomarme varias tazas de café para mantenerme despierta en clase.

Pero no puedo irme a dormir sin antes contarles el capítulo de hoy; que en realidad, debería haber escrito mañana.

Hoy me levanté a las cinco y media. El recuerdo de ver a Anna en clase es como un motor acelerado a la máxima potencia. No sé si lo dije, pero el viernes, por babosa (porque no tengo otro título) le presté mi libro de inglés. Teníamos un test de verbos hoy, y ella aún no había podido comprar su libro. Así que ni lenta ni peresoza quedé como una buena samaritana prestándole el mío. Claro qué, con la condición que hoy me lo llevara a clase.

A las seis y media estaba yo en la parada del bus y escribí desde mi celular mi status Facebook como todas la mañanas. Escribí algo así cómo: "Good morning beautiful Monday...Give me your music"...supongo que entienden lo que quize decir con esa frase. Ya saben, la música es mi mayor inspiración en la vida.

Bien, contenta llegué a clase y la mañana fue pasando y de Anna ni rastros en el salón. A medida que las agujas del reloj de pared se movían, mi enojo conmigo mismo iba en aumento.
- "Esto me pasa por idiota y mujeriega...prestarle el libro justo que mañana tengo test..y no vino. Seguro se irá con el libro y no vendrá más a clase y pagué 43 dólares por el puto libro...soy una idiota, pero está bien esto me pasa por creer en la cara bonita de una mujer..bla bla bla"

La rabia ya me había puesto roja y mi profesora me desmostró claramente que estaba bastante encabronada con mi actitud. Es decir, no estaba participando en clase, estaba ignorandola por estar sumergida en mis propios pensamientos y encima no había presentado la tarea.
Pensé en hablar con ella en el intervalo para decirle lo pendeja que yo era en haber prestado el libro y que si podía prestarme ella por un día su libro.

Cuando llegó la hora del break, preferí ir por un café y apasiguar mi enojo antes de solucionar mi problema porque seguramente, mi rabia nublaría mi razón y diría cualquier grosería.
Bajé como toro cruzado por banderillas embistiendo la copa roja cuando en medio del patio Anna estaba esperandome. No sé si fue mi cara o su sentimiento de culpa pero sus ojos me miraron con miedo.

- What´s rong with you Anna? -le dije encabronada.
- I´m so sorry!---blablabla

En su inglés -con acento ruso- más jodido que el mío -y eso que el mío es jodido!- me explicó que se durmió para ir a clase. A medida que me explicaba sus ojos se le llenaban de lágrimas entonces percibí que Anna tenía una pena.

- Que te pasó? Are you sick?
-No
- Are you sad?
-Yes. -y se le hizo un nudo en la garganta.

Mi única reacción fue abrazarla fuerte. Y me valió madre la escuela y los compañeros que nos miraban.

Su mirada se aclaró y solo dijo gracias.
Entonces la tomé del brazo y le dije que fueramos a la cafeteria.
Anna no quizo desayunar, ni siquiera tomar un vaso de agua. Mientras yo comía mi quesadilla ella me explicó que el día antes había ido a visitar a la hija de una gran maestra que ella había tenido en la escuela en Armenia y que había muerto hace tres años atrás. Entonces me contó que fue al cementerio a llevarle flores, me habló sobre su maestra, de cómo la admiraba y me dí cuenta que Anna había tenido un día muy emotivo.
Mientras ella hablaba yo me sentía una verdadera hija de puta y egoísta de mierda.

Mientras ella fué a la escuela con fríos tristeza y sueño en su único día libre en su trabajo, para llevarme el libro, yo estaba pensando en qué ella era una cabrona que no había ido a clase y seguramente no aparecería más con mi libro y yo una pendeja por creer en su carita linda y su aspecto de nena inocente y responsable y además, ni siquiera tenía su número telefónico para reclamarle mi libro!

Claro que no se lo dije. Pero lo pensé...

Anna hasta hoy no había ido a la cafetería, y no sabía que en un rinconcito había un piano viejo. Yo ni me acordaba del piano, pero de pronto, los arcodes de una piesa empezaron a sonar. Era una chinita que de vez en cuanto intenta practicar, y la verdad nos aburre a todos porque no sale de los primeros acordes del Para Elisa y el Feliz Cumpleaños...
Cuando Anna escuchó el piano se le iluminó la cara...y me preguntó si podía tocar algo para mí.

Por supuesto salí corriendo rumbo al piano con ella atrás, pero como es muy respetuosa me detuvo diciendo que no podíamos interrumpir a la chinita que estaba tocando. Así que le dije:
-Dejame a mí...

Me acerqué a la chinita que ni me miró, y cómo ni me miraba le grité que parara de tocar que quería hablar con ella. Le dije:
-Siempre te escucho tocar y me gusta mucho como tocas pero hoy es mi cumpleaños y ella quiere regalarme una canción...

La chinita de mala gana se levantó del piano. Anna pidiendo permiso empezó a tocar.
En cuanto clavó sus dedos en las teclas el piano supo qué hasta ese día nadie había sacado los verdaderos sonidos de él. La cafetería se dió vuelta, y Anna se alejó de allí. Anna se transportó a su mundo, hacia siete meses que no tocaba un piano.
Empezó con Chopin, siguió con Mozart, y cuando entró en Beethoven me tomó de la mano y me sentó a su lado:
- Ahora vas a escuchar lo que más amo.

Tocó una sonata entera de Beethoven. Y mis lágrimas empezaron a caer sola. Yo también me fuí de allí. Recordé la frase que subí a mi Facebook, y sentí que soy una concentida de la vida. La mañana del lunes me estaba regalando su música...

Anna tocaba y me miraba llena de sonrisas, la tristeza que ví al principio se transformó en una intensa alegría que desbordó lo físico. Ella estaba allí pegada a mí, mirandome tan cerca, y yo con su perfume en mi nariz...quize besarla ahí mismo. Y de haber sucedido juro que ese beso nada tenía que ver con el deseo ni siquiera con el amor.
Cuando quito las manos del piano y vió mis ojos, sonrío y dijo:
- You understand me, right?
Y en ese instanté juro que mi alma la abrazó y la besó.

Le conté entonces lo que escribí en Facebook...y solo dijo entre risas que le pidiera lo que quisiera...que lo tocaría todo para mí.
Y yo no supe que pedir, entonces dijo "I´ll play Armenian clasic music"
Y se fué de nuevo, no sé dónde. Quizá a su tierra eso imaginé yo.

No sé cuánto tiempo transcurrió, pero ya era la suficientemente tarde para volver a clase. Sin embargo fuimos. Y entonces ví que la clase entera nos clavó los ojos, y que la profesora me odió. No sé si fué mi percepción pero sentí que no fue a Anna que odió, sino a mí.
Nosotras veníamos felices, mi cara no era la misma, la de Anna tampoco.
Nos reímos cuando la profesora nos gritó porque dijimos mal las repuestas...nos reímos cuando escuchamos murmullos al salir del salón.

Le pedí me acompañara al baño, y ella aproveché a maquillarse. Entonces mientras me lavaba las manos la miraba por el espejo maquillarse, y no podía creer que yo estuviera viviendo ese momento. Seguramente ella no se dió cuenta de mis pensamientos, pero el éxtasis de su música aún vibraba dentro de mí.

Le pregunté si era cierto lo que había dicho que tocaría violin para mi. Y dijo que sí...pero que no podía llevar el instrumento a la escuela. Entonces le dije puedo ir a tu casa a escucharte o puedes venir a la mía. Y dijo: yes, it´s ok...

Luego un amigo vino por ella, y yo me fuí a mi empleo.
Mañana será otro día, Anna ya descubrió el piano y yo estoy feliz por su descubrimiento.

Ahora me iré a dormir.
Y no sé por qué, tengo tranquilidad por dentro.

8 comentarios:

fabi dijo...

pah que lindo post! viste que cuando el alumno esta preparado el maestro aparece... segui por ahi, algo esta sucediendo. Love you!

Ale dijo...

Esos besos dados desde el alma tienen su gustito...por lo tanto Anna en el ranking semanal ha subido de categoria! jaja

Fuera de broma, linda la historia...muy tierna por cierto.

Besos!

Crazygirl dijo...

Emotivo tu post de hoy....
No sabia q eran tan sensible con la musica....
La musica es mi gasolina...me monto al tren y me transporta...llego a la oficina y es lo primero q prendo antes de comenzar a trabajar.
Y Anna? Espero a ver q va a pasar...

Daus dijo...

quisiera yo que tocaran el piano asi para mi...

Que afortunada eres vico...


un beso

Mizu dijo...

1. donde vives?
2. tu crees q ella guste de mujeres?

Maggi dijo...

que magico dia lunes, ya quisiera yo que alguien tocara el piano para mi... me imagine toda la escena y uffff...
me dio risa cuando le gritaste a la chinita y no se por que pero es idea mia o la profe se puso celosa?...
con este comienzo me imagino que tu semana va a ser mas que buena...
un abrazo

vico dijo...

fabi, bueh no se...eso de maestro alumno que tiene que ver, pero ta. Estoy con una resaca terrible de la borrachera que me agarre ayer haciendo mi despedida a Idea Vilarino ...

Ale, jaja bueh, me han pasado cosas muy fuerte entre el lunes y hoy...entonces como que no tengo cabeza hoy para lo de las categorias...pero si...creo que si !!

Crazy, la musica es todo en mi vida. Siempre lo ha sido. Soy melomana empedernida. Colecciono musica. Cuando ya no tenga musica estare bajo tierra. Anna, no se ..hoy no fui a clase. Anoche me emborrache y pues hoy cruda!! :)

vico dijo...

Daus, la verdad que si. ME senti super afortunada esa manana...

Mizu, en L.A. CA...y no se...no le he preguntado...pero como que no me importa mucho eso.

Maggi, jajaja lo de la cara de la chinita fue un show...y es que soy tan directa y tan inesperada en mis reacciones y aca todos son la polite jejeje

abrazos! love