viernes, 8 de mayo de 2009

Entre un ángel y un demonio hay milésimas de segundos en distancia.

El jueves a la mañana Anna aún era un ángel. Cuando abrió la puerta del salón de clase, exactamente a las ocho y cinco, saltaron mis ojos del ejercicio número 235 hacia los ojos celeste de Anna. Ella sonrío, y buscó sentarse a cinco bancos del mío.

Perfecto lugar para distraerme del present perfect continuos. Y en lugar de continuar mi trabajo, el lápiz me jugo una mala pasada:

"como azules avenidas surcando la ciudad, las venas de Anna se dibujan bajo la piel...puedo palparlas, beberlas, desgustarlas. Puedo escribirlas con mis dedos, puedo dibujarlas con la imaginación...si solo pudiera estirar mi mano y acariciarla..."

Nada era más hermoso que mirar sus manos escribiendo. Nada más hermoso que imaginar sus dedos largos, flacos, blancos acariciando las cuerdas de su violin...

Pensé en que sería lindo haberla conocido en otra vida. En una vida donde ella fuese una doncella o princesa Rusa y yo un caballero medieval o un zar. Entonces podría conquistar a Anna, y desposarla. Pero la conocí en ésta vida, donde solo somos compañeras de clase. Mujeres, inmigrantes y desconocidas.

En el break me acerqué a su banco.
- Hey Anna! how are you?
- I´m fine. I have appoinment with my social worker tomorrow at 10- mientras buscaba dentro de un monón de cartas y papeles- i lost a paper for tomorrow. I am so nervous!

- well..take eassy...i´m going to the bathroom...Are you going?- y le hice seña con la cabeza para que me siguiera...

- go, go! give me one second!

Cuando salí del baño, ella estaba esperandome en la puerta. De nuevo le noté triste y nos fuimos a la cafetería. Mientras comía frutillas y me ofrecía una con su mano...mi cabeza imaginaba cosas como Anna vestida de blanco bajando del cielo...tan linda...tan suave...tan impecablemente angelical. Había olvidado esa facilidad mía en transportar a una simple mujer a la categoría de divinidad. En el fondo ese sentimiento me estaba dando felicidad...sería Anna la próxima musa de mis versos?

- Por qué está triste Anna? Tu familia está bien en Armenia?
- Si, ayer hablé con mi hermana...y están bien. Pero los extraño mucho.
- Los primeros tiempos son dificiles, pero te irás acostumbrando...
- Extraño a mi novio...

Y en ese momento caí en la cuenta que en realidad me había dicho antes que no tenía novio. Lo que me confirmó ya mi hipotésis que tenemos un problema de entendimiento idiomático grave.
- Y dónde está tu novio?
- En Armenia.
- Y no piensa venir?
- No puede por los papeles.

Digamos que el tema novio no fue el segundo de separación...nunca ha sido un tema éste que me haya quitado el sueño. Tampoco el tema marido. Ya saben de mi larga trayectoria y basta experiencia en éstos asuntos de conquistar presas aparentemente ya cazadas.
Pero bueh, yo ya me prometí no fijar mis ojos en mujeres en compromisos de pareja...pero por Anna yo olvidaría cualquier juramento.

Anna no mostraba ningun interés en volver a clase, y yo tampoco. Así que seguimos la charla. En algun momento de la historia, recuerdan que Anna y yo cancelamos la ida al museo para éste domingo. Así que le pregunté si estaba lista para pasar el día conmigo en el LACMA. Y dijo muy entusiasmada que si.

Entre palabra va y palabra viene me encontré contandole a Anna la razón de mi decisión de vivir en L.A. Y cómo ella insistía en su conversación en decir la palabra "boyfriend" y llamar "he" a mi ex pareja...le especifiqué que mi ex pareja era "She" y era "girlfriend". Para hacersela más clara y que no tuviera problemas de entendimiento con el idioma le dije: "Anna, I ´m Gay".

.....

Lucifer nunca dejó de ser un ángel, aunque fuese un demonio. Simplemente fue desterrado del cielo por desobecer a Dios...entonces no tengo claro si un ángel deja de serlo al convertirse en demonio...o si es cierto qué, la diferencia entre un ángel y un demonio son mílesimas de segundo...

Anna, transformó su cara. Sus ojos dulces, limpios, angelicales se habían convertido en dos barras de hierro que golpeaban con dureza mis ojos. Las frutillas ya no brotaron de sus dedos y no sé si una mezcla de asco, o de horror me recordó, que en el medio este quemaban a la gente como yo en una hoguera aún en siglo XX, y nos seguían enviando a la horca en el siglo XXI.

Anna olvidó que su vida ahora es en América, supongo que cinco meses no son suficiente para aprender que en Los Angeles, no se dicen ni se hacen ciertas cosas. Pero lo dijo y lo hizo. Y tuve todo el poder en denunciar su comportamiento en la dirección de la escuela, pero no lo hice.
Porque creo que merece la oportunidad de aprender a pensar por sí misma y no por lo que le enseñó la religión y la sociedad de su país.

Me enojé mucho, porque ya no tolero ningun acto de ese tipo hacia mi persona en los límites de ésta ciudad. Pero del enojo pasé rápidamente a la tristeza. Y supongo qué eso me detuvo en acusarla por homófoba ante la oficina de quejas de mi escuela. Ella está en éste país en calidad de refugiada y debe comprobar que cumple con los requisitos necesario. Y por supuesto mi denuncia, sería una mancha en su record de estudiante. Lo cual no le favorecería en absoluto en su proceso de residencia.

Y no es que yo sea la Madre Teresa de Calcuta pero no siento deseos de joder a nadie en algo tan importante...

Cuando llegamos a clases, Anna ya no era la misma ni yo tampoco.
Al teminar la mañana, se fue casi corriendo del salón. Y yo no la despedí como los demás días. Al salir al patio, ella regresó y me dijo...
"no es que no quiera hablar más contigo, y si quiero ir al museo pero tendré que pensar cómo voy a tratarte porque no eres normal...ser homosexual no es natural...es una enfermedad ... yo no tengo amigos homosexuales..en mi país no los queremos"

La dejé que se fuera con su ignorancia y me comí el enojo...pienso que ya va a aprender una nueva vida.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Ups!...y yo que le jugaba todas las fichas a Anna...

No more coments.

Besos!
Ale

vico dijo...

Ale, pues ya vez, ya vez...los pálpitos no siempre son acertados jaja...

pero después de la rabieta y de la tristeza que me generó el hecho de que aún tenga que encontrarme con éste tipo de situaciones, me sentí reconfortada de que haya sucedido.

Eso me ayudó asegurar mi pensamiento de que ADORO haber nacido, haberme criado y de vivir en OCCIDENTE.

Porque si bien es cierto en Uruguay sufrí mucha discriminación verbal y de la otra, de vivir en Armenia o Rusia o Afganistán seguramente ya estaría muerta hace rato.

Y como siempre mientras me dé el cuerpo seguiré viviendo en L.A. más que nunca...

abrazote amiguita!

Maggi dijo...

bueno por lo menos ya sabemos lo que piensa anna, hace unos dias hablaba con un compañero de trabajo sobre lo mismo, en realidad fue mas como una discusion, el decia lo mismo que anna lo de la enfermedad y lo antinatural y blablabla... de solo escuchar toda esa homofobia me dieron ganas de agarrarle la cabeza y golpearsela fuerte para que entendiera (aunque se ke eso no iba a arreglar nada) no importa lo que hagamos o los argumentos que les demos nada les va a hacer cambiar de opinion, una opinion basada muchas veces en religiones que fomentan "el amor"
... lo mas triste es cuando tu propia familia piensa eso...
en fin, no dejes que lo que ella diga te entristezca solo tu sabes lo que haz pasado para estar donde estas, yo que tu no desperdiciaba con ella las entradas al LACMA ...
un abrazo!!
maggi

vico dijo...

Maggi, para nada me afectó más de un ratito...no voy a negar que me dejó pensando todo el día y que sí me puso un poco triste pero ya al otro día todo bien, y por suerte ella no fue a clase. Y creo que el lunes cuando la vea pues...ya. No voy a tratarla diferente pero tampoco voy a permitir que ella me trate diferente. Si lo hace ella pues tendrá que aguantar las consecuencias.

Las entradas del LACMA quizá no las use con nadie más que conmigo misma...o quizá no, quizá alguien las meresca. Pero por ahora nadie merece venir conmigo a tal lugar.

Un abrazo Maggi,

Paola Bianchi dijo...

aia, qué triste...

Más allá de que Anna estuviera o no interesada "románticamente" en vos, me da mucha pena que una persona esté así de flagelada y oprimida.

Por supuesto que debe haber sido feo y duro para vos, pero Anna me da más pena que sus palabras (aunque lamento la reacción porque no creo que ninguna persona se la merezca).

Creo que hiciste bien en no denunciarla, después de todo, somos resultado de nuestro entorno y dudo que haya tenido alguna vez la opción de imaginar una vida rica, donde todo es posible y nada es inalcanzable... y nuestras diferencias no hacen sino enriquecernos como personas.

Pero bueno, supongo que no habrá sido la primera vez que te cruzaste con alguien así y después de todo... qué le hace una mancha más al tigre! :)

vico dijo...

Pao, en realidad yo analize bastante por que razon me afecto tanto esto siendo que no es la primera vez que me pasa...y saque mis conclusiones.

Desde que vivo en US solo dos veces he sentido este tipo de rechazo por mi orientacion sexual, las dos veces con mujeres armenias.

Creo que el vivir en una sociedad donde soy bastante respetada, me ha acostumbrado a no estar en alerta de que puede suceder este tipo de situaciones. Cosa que en Uruguay las pasaba teniendo...insultos, agresiones verbales, destrato, etc etc. y uno se acostumbra a lo "bueno" digamos...a ser natural...a no tener que andar fingiendo que tu pareja es una mujer y no un hombre etc etc

Creo que esa ha sido una de las razones por las cuales mas afectada me senti. Ademas de otras como por ej. cada vez soy menos tolerante a estas situaciones. Quiza porque cada vez mas se ha ganado terreno en la lucha por nuestros derechos y respeto social. Aunque obvio, todavia queda mucho por hacer...la prueba esta esto.

Ademas el que ella sea una inmigrante, que ha aceptado vivir en un entorno donde la discriminacion por orientacion sexual es cada dia menor, y vengan aqui con sus mierdas de su sociedad es como que me encabrona. Puedo entenderlo intelectualmente pero no puedo aceptarlo.

Doy gracias de no vivir en Europa donde los musulmanes radicales por ej tienen tanto poder. No quisiera estar en medio de esa gente.

Y aqui por cierto, ellos no tienen tanta incidencia ya vez la lucha que lleva este pais (equivocada o no) con los fundamentalistas musulmanes. Tengo claro que no es lo que quiero para mi vida. Y a esa gente la quiero bien lejos de mi.

Lo interesante es que los armenios en su mayoria son cristianos catolicos y no musulmanes pero son ortodoxos. Insoportablemente ignorantes del respeto a la diversidad y vienen a vivir a una ciudad que ante todo acepta la diversidad? o sea...pues que se queden en sus ranchos guey!


me encabrono sola...jaja

besotes

Crazygirl dijo...

Q ignorancia!!! Pero buee....como diria alguien q conozco "you don't want that girl"...
Mejor q te hayas dado cuenta ahora.
Besos!!