sábado, 20 de junio de 2009

peripecias de mi vida como modelo

Ayer tuve un momento triste dónde el recuerdo se hizo carne teniendo frente de mí a la persona creo, ha herido (quizá sin proponerselo) más mi autoestima. O a la cúal le otorgé potestad para hacerlo. Aún no lo he decifrado bien. Y aunque bien han pasado los años las heridas siguen tan abiertas como entonces.

Ayer, caminé durante veinte minutos sin parar hasta sentarme en el cordón de una vereda y llorar a mares. Quizá como válvula de escape al estrés de mis últimos días, o quizá por el dolor tan grande que aún me produce cierto nombre, cierto rostro, cierto pasado.

Lo cierto es, que ayer fué un día de esos en los que mi autoestima se sintió doblegada por el peso de viejas palabras y la sonrisa de seudo amor que se pintó frente a mís ojos. Bastaron dies minutos para sobrevivir al ataque.

En dies minutos descargué mi ira a solas, pedí al universo fuerzas y volví al rodeo.

Pasó la tarde y llegó la noche, y ya saben quienes me conocen que el alcohol es mi compañero en casos de emergencia emocional. Así fué que atesté mi refrigeradora de cervezas y compré una nueva botella de ron.

Y no escribí y no hablé. Solo cerré mis ojos, escuché mi música y dejé que el frío del alcohol inundara mi sistema.

Hoy tenía que enfrentar nuevamente un estudio de fotografía. Con nueva fotógrafa y nueva situación. Intenté descansar...

Hoy fué otra mañana, y es otro día.

Una buena amiga me recogió en su auto y haría las veces de maquillista. Y confieso, no conocía su talento en el arte del make up. Hizo un excelente trabajo.
El estudio era en Down Town en un edificio lúgubre, oscuro, viejo, y de estilo francés. De esos edificio con corredores largos y muchas puertas de color marrón. Esos que uno se imagina algun asesino en serie estará al asecho esperando atarcarnos por la espalda. Y yo feliz porque adoro ese peligro oculto.

Mientras mi amiga moría de miedo yo gozaba la situación, no niego mi espíritu oscuro y mi tendencia a lo diabólico.

De pronto en medio de la oscuridad una figura pequeña, se acercó y entonces grité:

-Are you Bea?

- Yes, Victoria?

Hasta que abrió la puerta del estudio y la luz entró por todos los rincones, hasta que frente a mi se alzó el blanco de un espacio inmenso sin muebles ni fotografías con muchas ventanas y un paisaje de edificios construídos con ladrillos al mejor estilo Nueva York, fué que entonces esa figura pequeña se convirtió en una pintura de hermosa sonrisa, sin maquillaje, de manos blancas con uñas cortas, de ojos dulces...de mirada de artista.

Ella sería la culpable de mi estrés.
Mientras mi amiga maquillaba mi rostro, la futura asesina de mi estilo cargaba sus armas. Flashes, cámaras, luces, ventiladores, música.

- Are you ready?

Goldfrapp nunca paró de cantar, porque no me ofreció un trago sino música y yo elejí mi banda favorita...entonces, sobria, sin aderezos tóxicos, sin más estímulo que mi música y sus palabras la transfromación se hizo posible.

- Eres hermosa, tu cara es bellísima, quiero que te recojas el pelo, quiero sacar de ti toda la belleza oculta, quiero tu porte, quiero tu chica sexy, quiero tu mano en la cintura, no sonrías, sonríe, odiáme, quiero que pienses en tu peor enemigo y me digas..."yo soy mejor que tu"...odiáme, miírame con desprecio y ahora amamé..amamé hasta los huesos...desnuda mis ojos, arránca mi ropa...

palabra tras palabras, agazapada bajo el lente de una cámara asesinó el dolor pasado para siempre..."soy mejor que tú, soy más que tú, soy más linda que tú"

soy soy soy...esa chica que nunca viste...esa sexy girl que no quisiste...esa cara de niña metida en un cuerpo viejo...

Fueron dos horas de fotografías, y dijo:
- éstas no serán para la revista, éstas serán para ti y para mi...
entonces yo, que ya no era yo o lo era y no lo sabía...quite mis inhibisiones del medio, mis miedos, mis venidas a menos y fui modelo de Dios,

Porque solamente Dios podía sacar de mí lo que esa figura diminuta, árabe, artista, arrancó de mi misma. Ella acostumbrada a fotografiar modelos famosas, fotógrafa de un Hollywood blanco, que no sabe una gota de español y no entiende mi cultura, por magia de la vida llegó aceptar fotografiarme a mí que no soy nada más que un títere dejandose llevar por las circunstancias.

Yo juro que esa mujer me arrancó una coraza de miedos.

Por un momento cuando mostró alguna de mis fotos que le impresionaron mis ojos se llenaron de lágrimas...y ella confundió emoción por tristeza. No pude explicarle tantas cosas que nunca sabra!

Ahora estoy en casa, esuchando Goldfrapp de nuevo, intentando hacer lo mío, supongo escribir y jamás olvidaré éste día en el que por primera vez en toda mi vida alguien me hizo sentir la mujer más linda del planeta, la de rostro más hermoso, la más sexy, y la más mujer de todas.

Tenía que llegar a Hollywood para tocar mi fondo más profundo y remontar vuelo.

Y tenía que ser una mujer desconocida que me arrancara de mi misma.

No tengo idea si volveré a trabajar con ella, no tengo idea si existe alguna conexión cósmica pero de lo que doy fé es que mi sangre árabe solamente otra árabe podía hacerla llegar a su punto máximo de ebullisión.

Alá es grande y L.A. también.

8 comentarios:

Ale dijo...

La causa de "...un dia emocionalmente dificil..."?

vico dijo...

si...ya te contare los detalles...

un abrazo fuerte para vos!

Crazygirl dijo...

Bueno...espero q eso haya pasado...

Ambar dijo...

Vaya pero que día no?

Espero que días asi puedas tener siempre... no siempre se es modelo, y bueno siempre la sangre tira dicen por aca...


saludos

Arroba dijo...

me encanto! me parece genial.. eso de redescubrirte y ser otra. Beso love you!

vico dijo...

Crazy...no entendí..que haya pasado cómo? lo que cuento sucedió de verdad...no es ficción

Ambar, en verdad sería maravilloso volver a tener días así...de magia y de aprendizaje, de poder ir curando de a poco las heridas que me he dejado producir o que me produjeron gracias por comentar!

Arroba, gracias!

fabi dijo...

hey te deje comentario como arroba pero soy yo sis. Me encanta como estas, brillas! todo lo contrario a yo hoy pero bueno siempre que llovio paro no? besos

vico dijo...

ah eras vos!? jajaja
gracias! yap...es cuestión de ir creciendo y ver las cosas desde otra óptica, por ej. dejar de creerse víctima de las circunstancias cuando en realidad a veces las cosas pasan porque no queremos ver la realidad y aceptarla tal y como es...bueh hablo por mi...

desde que hize turn off me va mejor por dentro y por fuera! abrazote cuidate