lunes, 4 de enero de 2010

Chau Sandro...

Desde mi madre hasta mi hermana, mi vecina y sus hijas, desde Marcelo el almacenero hasta mi maestra de primer grado, todos, lo escuchabamos en el único tocadisco del barrio. El de Reina, la más potentada del barrio, la única que también tenía televisión.

Los domingos de matiné, en el viejo cine Artigas entre bolsas de caramelo y coca colas en botella de vidrio, mirabamos sus películas.

Blanquita estaba enamorada de él y coleccionaba las viejas revista Antena, Radiolandia, Nocturno todas con la portada del Gitano de América.

Yo, la más chica de todos que pertenecería a la generación de los Bee Gees, iba creciendo con sus canciones y sus películas sin comprender muy bien lo que significaba en la vida de mi familia, de mis vecinos, de mis maestras.

Odio la muerte.
Se roba los pedazos de vida a los que ya no podré volver jamás.

3 comentarios:

Leo dijo...

odiar la muerte es no querer la vida, en definitiva, puedes tener el sentimiento, pero si hay algo que es un hecho es que todo lo vivo muere casi por definicion, pues sino seria inmortal, algo asi como gilgamesh.
No tiene sentido la vida de nada sin una muerte que le ponga fin, sin ello para que disfrutar la vida, tendrias todo el tiempo del universo y asi se acabaria tambien.
Vida o muerte, de hecho de una sale la otra.
Creo que estaria bueno no odiar a la muerte pero si odiar porque unos mueren y otros no o mejor expresado, cual es el sentido de hacer las cosas bien?
Pues la calidad de vida como seres humanos integros, pues no se puede pregonar amor ni lo que se te ocurra sin mirar hacia adentro.
Creo que la entropia tiene algo que ver pero no estoy seguro.
Sandro fue indiscutiblemente un grande no se puede negar, pero estamos llenos de hombres y mujeres grandes, heroes anonimos, que quizas si los conocieramos, otros no tendrian tanta trascendencia.
No se, no se puede conjugar Borges , Cortazar y Galeano, son como son.

ANONIMA VENECIANA dijo...

Vico. Me tomo el atrevimiento de escribirte porque la muerte de Sandro me trajo toda mi juventud y acà en Buenos Aires el pais lo llora. Coincido con Leo. La muerte es la ùnica certeza que tenemos y creo que nos sirve para valorizar aùn màs la vida. Para no vivir pensando que somos eternos. Ayer pasaron miles de reportajes y èl mismo decia. Fui un soberbio. Creia que a mi no me iba a pasar, y fumaba 80 cigarrillos diarios.... El pensar en la eternidad tal vez nos quita la humildad para vivir , porque creo que ese es el sentido de la vida. Amar con tal intensidad, pensando que tal vez esa persona mañana ya no està........... porque de eso se trata la vida........No quedarte con los te quiero dentro tuyo.
Yo trato hasta de estar bien con mis ex ( cosa que no consegui en su totalidad ).ja.ja.ja., pero no me gusta irme de la vida con rencores de seres que pasaron por mi vida.
Perdonà si te aburrì con el relato, pero nos une el amor a nuestro gato y eso es una energia muy especial.
FELIZ VIDA !!!!!!!
Vene

vico dijo...

Leo y Anonima Veneciana, gracias por sus comentarios.

Ningun comentario me aburre, puedo estar o no de acuerdo pero aburrirme jamás. Valoro lo que tienen que decir quienes me leen.

A veces pordé responder y seguir mis opinines otras no.

Además la importancia del comentario no es solo para el autor del post, sino para el resto de los lectores que pueden identificarse con sus palabras.

Un abrazo a los dos.