viernes, 20 de noviembre de 2009

amanecer

Afuera, cantan los pájaros. Revolotean los colibríes por entre los malvones de mi jardín, el gato da brincos sobre el sofá de la sala. Despiertas. Y en tu sonrisa despierta el mundo entero: colibríes, malvones, gato.

Desatan sus voces las campanas de la iglesia reverenciando tu nombre a la mañana; bajan ángeles de las colinas a bendecir tu vientre, como si fueses a concebir sin haber sido fecundada.
Nace el día sobre tu cuerpo.

Y es que el sol, envidioso de mis dedos, ha dejado su semilla en ti.

2 comentarios:

YINA Y LA SOLE dijo...

wow hermoso lo que escribiste Victoria! simplemente hermoso.

Saludos

Yina

vico dijo...

Gracias por leer Yina.
Y por dejar tu huella aquí.

Saludos.