sábado, 27 de diciembre de 2008

de sueños extraños

Pocas veces recuerdo los sueños cuando despierto. Pero cuando lo hago, por lo general son sueños cargados de señales y más tarde o más temprano la vida se encarga de ayudarme a decifrarlas.

Hace meses atrás tuve un sueño en el que me veía caminando por una playa hermosa. Era un paisaje caribeño, con mucho verde, colinas a lo lejos bordeadas de selva.
Me veía caminando por la playa rodeada de tortugas marinas. El agua era cristalina, la arena blanquísima, los colores brillantes.

Mucho sol. Mucho verde. Mucho azul. Y las tortugas.

En el sueño yo era feliz, inmensamente feliz. Tan feliz que mi sensación era de estar viviendo en el paraíso. Lo que más me impactó del sueño fue esa sensación de éxtasis frente al lugar y mi vida de ese momento.
En mi cabeza sonaba un nombre: Costa Rica, Costa Rica, Costa Rica...

Ese fué mi sueño.

Al despertar a las seis de la mañana, la sensación de felicidad continuaba. Mientras me lavaba los dientes en mi cabeza salía el nombre: Costa Rica. Al tomar mi desayuno, el nombre continuaba ahí.

Salí corriendo hacia el trabajo y cuando caminaba los cinco block que separan mi casa hasta la parada del bus, intentaba recordar que película, que imagen, que video, que conversación había tenido en esos días para tener ese sueño relacionado con esa geografía y las tortugas. Nada floreció en mi conciente.

Cuando subí al bus dije good morning a una señora mayor con lentes y me senté a su lado. Me respondió buenos días y comenzó a hablar del tiempo. Me llamó la atención su acento pues no era mexicana, no era guatemalteca, no era salvadoreña. Todos esos acentos son ya harto reconocidos por mí oído.
Y dijo:
"Soy de Costa Rica. Soy Tica"

Quedé en shock. No solo por el sueño sino porque en todos éstos años jamás conocí a una persona originaria de Costa Rica.
Le conté mi sueño.
La mujer comenzó a contarme de su vida en Costa Rica, de su hija, de su país. Viajamos 30 minutos juntas. Nunca más volví a verla a pesar de que dijo vivía en mi área.

Durante varios días la sensación del sueño seguía en mi memoria.

Por alguna razón desde ese día he sentido que Costa Rica algún día será mi casa.
No me preguntén por qué...ni yo lo sé. Solo lo siento con mucha certeza.
La vida se encargará de los demás.

9 comentarios:

Zulymaruy dijo...

Hola Vicky¡¡¡ Esos sueños son extraordinarios y por cierto que cuando nos levantamos, nos sentimos con recarga doble, no? Yo he tenido pocos sueños que se han convertido en realidad, casi te diría que ninguno. Hablo de "sueños" estando yo dormida, porque aquellos que he tenido estando despierta, si, varios se han vuelto realidad. Sí me guío mucho por las señales de mi entorno. Hice un curso de runas celtas además y la profe nos insistía con captar lo que nos decía la propia naturaleza -por medio de lo signos rúnicos en los árboles y demas- pero también nos decía que no nos autoengañásemos. Que intentáramos ser objetivos y no percibir aquello que nuestro interior deseaba. Hay deseos muy nuestros tan ansiados, tan desesperados en algunos casos, que muchísimas veces no percibimos las tentaciones de las falsas señales. No te conozco prácticamente, pero por las cosas que contás se conoce que llevas algunas heridas profundas de guerra encima y merecés toda la felicidad del mundo. Ojalá que tus señales sean verdaderas y tu olfato te lleve a buen puerto.
Un besazo

emma dijo...

Creo más en las señales que en las coincidencias...y Costa Rica se me hace un hermoso lugar para visitarte ;)

Saludos.

vico dijo...

Zuly, un comentario muy acertado de tu parte. Algo que estoy aprendiendo es a no dejarme enganar por espejitos de colores. Yo no hare nada para decifrar las senales solo dejare que la vida se encargue. A mi si se me han cumplido algunas cosas de suenos que he tenido. Los suenos de ese tipo son como avisos (asi me ha sucedido).
Pero don't worry jeje no pienso irme a vivir a ninguna parte por ahora y menos por un sueno!

emma, humm a mi parece que tendras que cruzar Tijuana para visitarme jaja porque no tengo ningunas intenciones en dejar L.A. Tengo mucho que conocer y hacer por estos lares.

Saludos a ambas y gracias por sus comentarios tan lindos.

hanniani dijo...

Hola!!!

Me emociono mucho tu post, porque mientras ibas contando tu sueño Yo pensaba en mi pais, en como lo estabas describiendo...

Ojala algun dia podas ir a mi Costa Rica y disfrutar en vivo y en directo del paraiso que es!!!
Te va a encantar!!!

Un abrazo!!!

vico dijo...

Haniani, gracias por dejar tu huella aquí!! Y no dudo que Costa Rica será mi una de mis paradas en éste mundo.
Pasaré por tu blog...

saludos desde L.A-

fabi dijo...

amiga se que los suenos se cumplen! me encantaria irte a visitar a costa rica1

vico dijo...

Fa, bueno esperemos tener salud para poder disfrutar de las bellezas costarricenses jejeje

Te espero en Costa Rica entonces ya que por lo que veo a L.A. no pensás venir a visitar a tu hermana del alma !!!!

Natalia Astuácas dijo...

Ja ja ja jaaaaaaaa, Vico parece que tendrás la casa llena de visitas en caso que Costa Rica sea una de tus paradas en la vida...

Haciendo alarde de mi país... pues si es hermoso, 4 millones de habitantes, 3 de 7 provincias llenas de playas, solo hay invierno y verano, es un país de microclimas, con mucha flora y fauna, quien quiere va al bosque lluvioso, a la playa, al monte, al valle, a la ciudad...

No hay ejercito desde 1948, lo que para muchas personas es maravilloso, obvio que para mi también, pero a veces no valoramnos lo que tenemos porque no conocemos el otro extremo... aunque definitivamente no me gustaría ver armas, oir bombas o circular con miedo a un toque de queda... ayyyy nooooo...

Bueno... me despido desde tiquicia diciéndoles: Pura Vida!!!

vico dijo...

Natalia, por lo que veo sí. Además de que entre visitarme en L.A. y visitarme en Costa Rica parece que prefieren ésto último ( y lo entiendo!)

Gracias miles por dejarme esos datos. De tu país siempre me llamó la atención y respeté muchísimo eso de no tener ejército. Me dice mucho de bueno de ese pueblo. Y después de haber vivido en un país tan militarizado como US y tan invasor, sería bueno terminar en un país sin armas.

En fin...no dudo que las playas y las tortugas me abrazen algun día. Es un país rodeado de animales, naturaleza, pacifismo...lo que yo llamo el paraíso.

Gracias por tu comentario! saludos,