martes, 23 de diciembre de 2008

limpiando mi recámara

Me costó meses enfrentar la situación de mover los muebles de lugar. Limpiarlo todo, acomodar cada rinconcito de la recámara cómo cuando esperaba tus visitas.
Hoy lo hice.
Moví la cama como la primera vez la encontraste. Puse la mesita de luz en la esquina izquierda de la cama, con el reloj despertador, el libro de turno, la lámpara, y una libreta por si me da por escribir algo algún día.

Acomodé velas nuevas en el piso y en la mesita de madera marrón que me regalara Oscar hace cuatro navidades atrás. Sobre ella, el buda verde sentado sobre un montoncito de arroz. Para la abundancia. Una foto de mis hermanos, la única en que estamos los cuatro juntos. Una vela de la Virgen de Guadalupe, tradición que adopté viviendo contigo en México. Un candelabro con forma de sirena. Y arrecostado a él, la estampita del San Antonio de cabeza que me regalara el N. para que consiga un nuevo amor. Según el N. ese San Antonio después de encenderle velas durante cinco años le regaló el amor más lindo de su vida.

Todo iba bien mientras barría el piso. Hasta que bajo la cama encontré aquel arete de plata que tanto me y te gustaba. El que perdiste la última vez que hicimos el amor.

Y aunque sé bien que no lo necesitas lo guardé junto a tu foto en una cajita roja dóndo también duerme la única carta que me escribistes desde Los Angeles, cuando aún yo estaba en México.
Algún día escribiré sobre tus aretes y quizá salga ese libro que tanto me pedistes.

4 comentarios:

Natalia Astuácas dijo...

Ayyyyy no me vas a creer?? pero volví a llorar con un escrito y entre lágrimas río y sonrío...

Creo que es la nostalgia de una fecha como hoy que me pone así... además los saludos que la gente manda por mail... los recuerdos de un examor, los abrazos, las llamadas... nos convertimos en personas más vulnerables, más sensibles, más sensatas, más intensas, apasionadas, emocionales... ja ja ja, que vacilon... ojalá logremos ser siempre así, pero no... ya el 26 volvemos a ser las mismas y mismos...

Bueno... mi escencia siempre es la misma... y si en algo me respeto y me admiro es que mi escencia no cambia... y eso me hace feliz...

Un abrazo de Feliz navidad. cuidate mucho.

vico dijo...

Natalia, quizá algunos de mis post sean una especie de catarsis mutua.
Y también creo que por ésta fechas uno está más vulnerable.
Gracias por estar aquí.
Y Feliz Navidad!

Srta. Russ dijo...

Hola Vico, muchas felicidades en estos días.
Ordenar y limpiar... a mi me sorprende mucho que sirva tanto fisica como emocionalmente (y no debería sorprenderme!).

Un beso muy grande para ti y Theo! :*

vico dijo...

Srta Russ, es increíble como uno en las pequeñas tareas doméstica también va ordenando y limpiando sus emociones. Y juro que éste hallazgo fue algo mágico que obviamente ésta cargado de símbología.

Gracias por tu apoyo durante tantos años de bloggeo! Felicidades para vos , B. y tu familia gatuna :) de parte de Theo y mía.